lunes, 4 de abril de 2011

Lunes.

Solo, en mi único espacio de libertad, no solo mental; con el silencio añorado, tan solo el sonido del viento empujando mis ventanas. A mi alrededor: carros, una cama destendida, una gorra, un banano de peluche y mas viento, el ventilador que no puede faltar.
Por que solo cuando estoy tan triste trabajan los escritos?, por que no registro tambien cuando estoy frente a una montaña, al lado de un rio ó simplemente cuando exploto de risa al escuchar a un amigo. Hay mentes que trabajan escondidas y nunca muestran su verdadera cara, hay tiempos, como este, que sentirse inútil es inspirador. Después de haber dado mi cuerpo para vivir algunos placeres y desperatar con este sentimiento vacío, desearía haber seguido el rumbo de mis convicciones. Ahora tejí durante años algo que es difícil desenredar, ahora ya no puedo pensar en singular.
Se cruzan tantas cosas en nuestro camino que terminas andando en algo que desconoces y tu camino por ahí, solo hasta que mueras.

No hay comentarios: